Hermandad del Cautivo

escudo-v1-header
Cautivo
ILUSTRE Y FERVOROSA HERMANDAD Y COFRADÍA DE NAZARENOS DE LA SAGRADA ENTRADA TRIUNFAL DE JESÚS EN JERUSALÉN, NUESTRO PADRE JESÚS CAUTIVO, NUESTRA MADRE Y SEÑORA DE LAS LÁGRIMAS Y SANTA MARÍA EN SU INMACULADA CONCEPCIÓN

Capítulo I. DENOMINACIÓN Y FINES

Regla 1a. DENOMINACIÓN.

  1. «LA ILUSTRE Y FERVOROSA HERMANDAD Y COFRADÍA DE NAZARENOS DE LA SAGRADA ENTRADA TRIUNFAL DE JESÚS EN JERUSALÉN, NUESTRO PADRE JESÚS CAUTIVO, NUESTRA MADRE Y SEÑORA DE LAS LÁGRIMAS Y SANTA MARÍA EN SU INMACULADA CONCEPCIÓN» es una asociación pública de fieles erigida canónicamente como Hermandad y Cofradía de Penitencia, en la Iglesia Parroquial de Santa María de la Asunción de Nuestra Señora y Santa Bárbara, de la Ciudad de Écija.
  2. Esta Hermandad se regirá por el Derecho Universal de la Iglesia Católica, por las Normas del Arzobispado de Sevilla, por las presentes Sagradas Reglas y por su Reglamento de Régimen Interior.

Regla 2a. SEDE CANÓNICA Y CASA DE HERMANDAD.

  1. Esta Hermandad tiene su sede canónica en la Iglesia Parroquial de Santa María de la Asunción de Nuestra Señora y Santa Bárbara, de la Ciudad de Écija, siendo el domicilio social a efectos de notificaciones la Casa Hermandad descrita en la Regla 2.2.
  2. La Casa Hermandad, propiedad de la Iglesia Parroquial de Santa María de la Asunción de Nuestra Señora y Santa Bárbara, está situada en la calle Jesús Sin Soga, anexa a la Iglesia de Santa Bárbara, es la sede habitual para el desarrollo de sus actividades y estará abierta a todos los movimientos apostólicos y obras de la Iglesia, siendo lugar de formación y confraternización de todos sus miembros.
  3. Anualmente y en el mes de Septiembre se firmará un convenio entre la Hermandad y la Parroquia, con las cláusulas que correspondan y en las que se incluirá la cesión de dicha Casa de Hermandad, la situación y tratamiento de las Imágenes durante el siguiente año y calendario de cultos. Dicho convenio se hará por triplicado permaneciendo una copia en la Hermandad, la segunda para la Parroquia y la tercera se adjuntará con el cierre de las cuentas anuales para ser enviada al Arzobispado de Sevilla.

Regla 3a. FINALIDAD

Su fin general es agrupar a cuantos bautizados y catecúmenos quieran dar cauce a su vida cristiana realizando culto público, de piedad y caridad, promoviendo y estimulando la participación de los Hermanos conforme al espíritu del Evangelio de Cristo tal y como es transmitido y enseñado por la Iglesia.

Inculcar, mantener y acrecentar los cultos públicos, veneración y devoción a Dios y Su Santísima Madre, especialmente en los Misterios de Nuestro Padre Jesús en la Sagrada Entrada Triunfal en Jerusalén, Nuestro Padre Jesús Cautivo y en las advocaciones de Nuestra Madre y Señora de Las Lágrimas y de Santa María en Su Inmaculada Concepción.

Regla 4a. OTROS FINES

Son asimismo fines de la Hermandad los siguientes:

  1. Fomentar la caridad entre los propios Hermanos y entre personas ajenas a la Hermandad, promoviendo obras de esta naturaleza.
  2. Ayudar a sus miembros a una vida cristiana mediante la evangelización y la formación religiosa, celebrando y adorando al Santísimo Sacramento de la Eucaristía y participando en el Misterio Pascual, a saber: Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, plasmado en la devoción y culto a nuestros Titulares.
  3. Cuidar de forma especial la formación de la juventud en lo concerniente a su vida religiosa, cultural y social, bien por iniciativa propia o por sugerencia y necesidades de los propios jóvenes. Adaptar la juventud a la Hermandad como jóvenes miembros o aspirantes que se identifican con los fines de las presentes Reglas. A ellos se orienta la acción del Director Espiritual y el Diputado de Formación y Juventud, quienes vigilarán y aconsejarán siempre que sea preciso.
  4. La Hermandad velará en todo momento de su identidad religiosa y eclesial y será esa su única meta, apartándose de otros fines que no sean los recogidos en las presentes Reglas, impidiendo que nadie pueda utilizarla como fuerza social al margen del espíritu para la que fue creada.
    Para alcanzar estos fines la Hermandad ofrece a sus miembros las presentes Reglas como ideario y norma de vida, en las que se inspirarán para realizar plenamente su vocación cristiana, su sentido espiritual y apostólico y para vivir responsablemente en la Iglesia, en la Hermandad y en el mundo, bajo la guía del Pastor de la Iglesia.